Por qué los niños y adultos necesitan consultar a un foniatra

¿Por qué los niños y adultos necesitan consultar a un foniatra?

La voz es fundamental para el día a día de las personas, debido a que es una de las maneras de comunicarnos. Asimismo, según revelan algunos estudios, un tercio de la población la utiliza como herramienta de trabajo. Por eso, hay expertos que se dedican a tratarla en caso de que sufra alguna problemática.

Entre un 5 y un 8% de las personas tiene problemas con la voz. Sin embargo, existen algunos con más preponderancia a sufrirlo, como los profesores, maestros, cantantes, actores, vendedores, periodistas, entre otros. Asimismo, los niños, quizás al exigirla, también pueden padecer alguna anomalía.

Debido al uso que uno le puede dar, podría generar algún tipo de patología que derive en la necesidad de consultar a un especialista que se encarga del estudio, investigación, exploración, prevención, diagnóstico y tratamiento de los trastornos de la comunicación: el foniatra.

Este, que usualmente trabaja codo a codo con otros médicos como el otorrinolaringólogo, logopedas, audiólogos o fisioterapeutas,, neurofisiólogos,  entrará en juego cuando se detecten alteraciones en la voz, en el habla, en el lenguaje o en la audición.

Según los criterios de la Sociedad Médico Española de Foniatría (SOMEF), se ocupa de las deficiencias en la estructuración, emisión y recepción del lenguaje oral. Conoce y utiliza las técnicas de diagnóstico y tratamiento para rehabilitar de manera correcta la voz, es decir, corrigiendo los malos hábitos de uso vocal y así evitar nuevas lesiones a futuro.

¿En qué situaciones los adultos y los niños deben consultar a un clínico, pediatra y otorrinolaringólogo?

  • Trastornos severos o pérdida del lenguaje, como tartamudez o roqueras.
  • Pérdidas auditivas leves, moderadas o profundas.
  • Afasia, que es la pérdida de la capacidad para producir o entender el lenguaje.
  • Disfonía o Afonía, que es la incapacidad para hablar y puede ser provocada por una laringitis aguda, o por afecciones más severas.
  • Disartria, que es la presencia de la voz forzada, respiración irregular, articulación defectuosa de los fonemas.
  • Dislaia, que es más común en niños y consiste en el impedimento para articular cierto grupo de fonemas.

¡Importante!

Si usted o alguien conocido presentan algún problema en las cuerdas vocales o en la voz, se recomienda acudir a médicos especializados como el otorrinolaringólogo o el foniatra, para que analicen los pasos a seguir.

Dejá un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Buscar

+