Implantes dentales

Implantes dentales: cómo y cuándo colocarlos

El faltante de uno o varios dientes puede provocar un complejo en algunas personas, que se comienzan a sentir inhibidas a la hora de hablar o sonreír. Los implantes dentales son una de las formas más efectivas de reemplazar los dientes perdidos o dañados. Pero, ¿cuándo es conveniente usarlo y cómo se hace?

Hace unos años, cuando un ser humano sufría la pérdida de alguno o algunos de sus piezas dentales, se veía obligado a recurrir a una prótesis removible parcial o total. Esto resultaba muy incómodo y problemático. Afortunadamente, los avances odontológicos generaron que esta ya no sea la única opción viable.

El implante dental es un producto sanitario diseñado para adaptarse a cada maxilar, a la mandíbula y a los otros dientes de manera natural. Es el mejor y más moderno método y está demostrado científicamente que el 95% tiene excelentes resultados. Se trata de una raíz dental artificial realizada con un tornillo de titanio que se inserta en el hueso de la mandíbula o del maxilar.

¿Cuándo es conveniente?

La mayoría de los adultos sanos, sin importar la edad, están aptos para recibirlos si así lo deseen. Estos pueden ser una posible solución a una incomodidad sin sentido si:

  1. Perdió uno o más dientes. En caso de que sean todos, sólo se pueden colocar entre 6 a 10.
  2. Los tejidos bucales están sanos.
  3. Quiere proteger a los dientes adyacentes.
  4. No desea o se siente incapaz de usar una prótesis convencional.
  5. Su hueso maxilar completó el crecimiento.
  6. Tiene espacio suficiente para colocarlos.
  7. Su estado de salud no tiene ninguna afección que impida la cicatrización.
  8. Quiere masticar con firmeza o aumentar su seguridad a la hora de sonreír.

¿Cómo es el proceso de colocación de los implantes dentales?

Existen varias técnicas:

  • Clásica: es mediante una intervención quirúrgica donde se procede a cortar la encía del diente que fue extraído un tiempo antes.
  • Implantología transmusoca: también es llamada sin colgajo y está basada en la colocación del implante sin necesidad de cortar.
  • Implantología dental inmediata post-extracción: consiste en implantarlo en la misma sesión en la que se extrae el diente.

Cualquiera sea el método utilizado, se realiza bajo anestesia local, por lo que no supone ningún tipo de dolor para el paciente. La duración total del proceso es de 2 a 6 meses, según el caso.

¡Importante!

Antes de efectuar cualquiera de estos métodos, se debe realizar estudios previos para confirmar que no tienen ningún impedimento odontológico o de salud para estos implantes. Esto es, principalmente, para evitar algún tipo de infección posterior.

Dejá un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Buscar

+