Disfunción de la articulación temporomandibular

Disfunción de la articulación temporomandibular: aunque no la veamos siempre está

15 Ene 2018 Garganta

¿Alguna vez te pasó de despertarte con dolor de mandíbula? ¿Sentiste un bloqueo, chasquido o una limitación en la apertura de la boca? Estos podrían ser síntomas de un trastorno que muchas personas padecen, pero que la pasan por alto: la disfunción de la Articulación Temporomandibular (ATM).

Aunque a veces pase desapercibida, se encuentra en más del 30% de la población. Se trata de una alteración anatómica de la posición normal del disco articular. En ocasiones, puede no generar ningún malestar, pero, en otros casos, puede traer aparejadas dificultades a causa del dolor que produce.

La ATM es una articulación que cumple un papel fundamental en la apertura y el cerrado de la boca. Mediante ella, la mandíbula se articula con el hueso temporal del cráneo, delante del oído y a cada lado de la cabeza. Entra en función para actividades esenciales en el ser humano como lo son el masticar, hablar, tragar o bostezar.

Los trastornos temporomandibulares son unas alteraciones que causan dolor y disfunción en las articulaciones y los músculos que controlan el movimiento de la mandíbula. Según algunos estudios, tiene más preponderancia en las mujeres que en los hombres y suele presentarse entre los 15 y los 45 años.

¿Cuáles pueden ser las causas?

  1. Una de las más frecuentes es el estrés o la ansiedad, que genera tendencia a apretar o rechinar los dientes. Es popularmente conocido como bruxismo.
  2. Lesión en la mandíbula o en la articulación.
  3. Una mala oclusión.
  4. El tratamiento de ortodoncia.
  5. Desgaste del disco o el cartílago.
  6. Artritis reumatoide o gota, que son enfermedades que causan la inflamación de la mandíbula.

¿Cuáles son los síntomas a los que hay que estar atentos?

  • Dolor en la cara, mandíbula, cuello, alrededor o delante de la oreja, en ambos lados o de uno sólo.
  • Chasquidos.
  • Dolor en los músculos y/o articulaciones de la mandíbula.
  • Movimiento limitado o bloqueo de la mandíbula.
  • Rigidez en los músculos.
  • Dificultad o molestia para masticar.
  • Modificación en el encastre de los dientes.
  • Espasmos musculares alrededor de la mandíbula.

Tratamientos

El dolor facial puede estar vinculado con otras afecciones como las infecciones de oído o la sinusitis. Por eso, se recomienda acudir a un especialista para descartar esto primero.

En caso de padecer un trastorno de ATM, en muchas ocasiones, son transitorios y no empeoran, por lo que con un tratamiento sencillo para aliviar el malestar será suficiente. Sin embargo, en otros episodios, se debe terminar efectuando una cirugía maxilofacial.

Dejá un comentario

Tu dirección de email no será publicada. Campos obligatorios *

Buscar

+